El crecimiento exponencial de los datos que manejan las organizaciones supone una mayor complejidad para manejarlos, y por tanto los recursos necesarios también se incrementan.

Conocer la situación de partida es básico para poder evaluar y planificar una reorganización de los datos corporativos, identificando las necesidades tanto de procesos como de organización y tecnológicas.

El diagnóstico de gobernanza de datos proporciona respuesta a estas tres dimensiones

  • Procesos: Que nuevos procesos han de implantarse y cuales deben modificarse y en que sentido
  • Organizativo: que responsabilidades han de asignarse y que perfiles han de tener las personas que los asuman y como se establecerá la comunicación entre las mismas
  • Tecnológico: Que herramientas del mercado serán las más adecuadas a los objetivos de la organización